Cosas que pasan – Obra teatral Asprodico

¡Hola Garuber! ¿cómo estás? Espero que muy bien. Antes de nada, pedirte disculpas por no haber realizado el directo semanal, porque va a haber cambios en mis funciones dentro de Garu y aún están por definir. Como de momento no sé muy bien qué va a pasar, esta semana se ha mantenido todo en stand by como se suele decir, pero no te preocupes porque espero que dentro de muy poco tiempo todo pueda volver a la normalidad.

En el post de hoy, quiero hablarte de una obra teatral que se va a representar este sábado 30 de diciembre en el centro cultural Pablo Neruda, en Colmenar Viejo a las 18:00 con motivo del día mundial de las personas con discapacidad, que, aunque oficialmente es el día 3, nos hemos adelantado un poquito. Digo que nos hemos adelantado, porque tengo la gran suerte de formar parte de este maravilloso proyecto, de hecho, se podría decir que soy la artífice de todo junto a la musicoterapeuta Beatriz Amorós, mi gran amiga y compañera.

Como ya te he contado en alguna ocasión, Bea y yo somos profesoras de teatro musical de personas con discapacidad intelectual en una asociación colmenareña llamada Asprodico. Juntas, trabajamos cada semana para que nuestros chicos y chicas aprendan poesía, cultura teatral, obras de teatro, guiones, expresión corporal, lenguaje y dicción, aprender a reconocer y mostrar sentimientos… y muchas cosas más.

Cuando llevé por primera vez la propuesta de proyecto al presidente de Asprodico y le conté que quería que quería enseñar teatro clásico a los alumnos y alumnas, hubo personas que me tacharon de loca diciendo frases como “¿Cómo se van a aprender textos tan largos y en verso?” “Mi hija no se acuerda ni de lo que come, no sé cómo vais a hacer esto y que os salga bien” Aun así, y a pesar de que había claras reticencias, poco a poco Bea y yo pudimos ir demostrando, con trabajo, paciencia, constancia y sobre todo confianza en ellos, que las barreras se pueden superar con estos ingredientes y que cuando a una persona con discapacidad intelectual se le deja crecer sin límites antes de empezar, son muy capaces de hacer cualquier cosa, el secreto estaba en buscar y explorar la manera de lograr que cada uno, teniendo en cuenta sus diferentes formas de expresarse, tuviera un método de trabajo concreto para sacar lo mejor de sí mismos.

En el proceso, por ejemplo, nos dimos cuenta de que, a Paco, un chico con síndrome de down divertidísimo y muy gamberro que casi no habla pero da mucha guerra de la buena, se le da muy bien asociar palabras con ciertos gestos, y solo había que enseñarle la poesía a través de ellos. Pilar, sin embargo, es maravillosa improvisando, te partes de risa con ella y sus ocurrencias, y aunque no se aprende monólogos muy largos, funciona muy bien memorizando si en vez de soltarlo todo ella sola, alguien va formulando preguntas que la ayuden a saber lo que viene después, por lo tanto, en sus intervenciones, en vez de un personaje siempre tiene que haber dos.

Almudena, una mujer muy pequeñita y abrazable que también tiene síndrome de down y además no ve ni escucha muy bien, tarda mucho en procesar la información, pero cuando se le deja su tiempo en silencio y sin más estímulos, da igual si hay que estarse callado un minuto o cinco, se pone a cantar, responde divinamente e incluso entra en un diálogo consigo misma realmente asombroso.

Como puedes comprobar, no se trata de la discapacidad, sino de comprender qué necesidades tiene cada uno y responder a través de metodologías adecuadas y acorde con lo que cada uno requiere, pero el arte lo llevan en las venas y pueden con todo.

Con ellos, ya hemos realizado dos obras de teatro: Los pasos de Lope de Rueda con poemas de Lope de Vega, y “Sé quien quieras ser”, una comedia que escribí para recaudar fondos y que se desarrollaba en un avión en el que ocurrían cosas disparatadas. La gente se lo pasó tan bien que, gracias a esa actuación, aparte de conseguir recaudación para invertir en vestuario, atrezzo y necesidades teatrales, el Ayuntamiento de Colmenar comenzó a creer en nosotras y en el proyecto ofreciéndonos la posibilidad de realizar más espectáculos como ese y cediéndonos los espacios de los que dispone Colmenar para este tipo de representaciones.

Es por eso por lo que en cuanto nos dijeron que teníamos un espacio en la celebración del Día Mundial de la Discapacidad, no nos lo pensamos demasiado y nos pusimos en seguida manos a la obra para preparar la obra que tendrá lugar este sábado, como te comentaba al comenzar el post. Se titula “cosas que pasan” y tenemos muchísimas ganas de poder volver a pisar el escenario de la mano de nuestros chicos para demostrar que nada es imposible y que, además, aseguramos una tarde divertida, con risas, intriga y mucho humor.

Así que ya sabes garuber, si este sábado no tienes plan (y si lo tienes puedes cambiarlo) y te apetece apuntarte, estoy convencida de que te lo pasarás estupendamente y de que quizás, hasta salgas del teatro con una visión completamente renovada de lo que para ti significa la discapacidad, porque al fin y al cabo una de las características más entrañables e importantes de las tablas es esa, cambiar vidas, corazones, sociedades.

En la portada tienes todos los datos que necesitas para poder acompañarnos en este día tan especial.

¡Te esperamos!

Habilidades

Publicado el

25 noviembre, 2019

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *