El alquiler accesible

¡Buenos días garuber! ¿cómo estás? Espero que hayas empezado el día con mucha energía. Ante todo, pedirte disculpas por no haber podido hacer el directo del viernes, es que he empezado el curso de interpretación de un de un fin de semana al mes en la central de cine becada por Atresmedia y hubo cambios de horario en el último momento, por eso no te pude avisar con antelación. Resulta que pensaba que los viernes salía a una hora, pero como en la clase somos más de doce compañeros el tiempo y las horas aumentaban, y no me habían informado de ello, así que, una vez allí, tuve que quedarme hasta el final de la clase lógicamente y llegué a casa a las once y media de la noche. Por lo tanto, PERDÓN, pero no te preocupes, porque esta semana haré dos directos en compensación. Hoy lanzaré una encuesta en Instagram para que podáis elegir qué día de la semana os apetece que hagamos este directo extra, ¿te parece bien?

Bueno, en el post de la semana pasada te hablé de algo muy personal, mi cambio de casa y de vida, y quiero seguir con este hilo porque quedaron algunas cosas por decir que creo que te pueden resultar interesantes. Por todos es sabido que el precio del alquiler está por las nubes, hay una especie de burbuja que crece y crece y que parece no tener fin. Considero que los precios son desorbitados y que nadie debería pagar cantidades tan altas, pero bueno. A lo que voy es a que ya de por sí la búsqueda de vivienda es complicada en general, imagínate si además tienes que sumarle todas estas características:

-Piso bajo, o si es un primero, segundo o tercero, que tenga ascensor.

-Que la casa no tenga escaleras ni dos pisos.

-Que haya plato de ducha, y no bañera.

-Que la calle donde esté construida dicha casa no tenga pendiente, más que nada para no tener miedo de rodar abajo cada vez que salga a comprar el pan.

-Que las puertas sean lo suficientemente anchas como para que pase un andador.

-Que tenga posibilidad de aparcamiento cercano a la vivienda.

-Que esté situada en un lugar donde pueda tener relativamente a mano lo imprescindible: un supermercado o farmacia, por ejemplo.

-Que admitan mascotas (vale, esto último me lo he buscado yo porque quería a mi gatita Rima)

-Que los contenedores de basura no estén muy lejos.

-Que el precio no sea de locos.

Bueno, pues todo esto es lo que yo personalmente necesito para poder vivir mi vida independiente sin problemas, si una de estas cosas falla, descartado. ¿Sabes cuánto nos ha costado a Carlos y a mí dar con un pisito que reuniera todos estos requisitos? Una barbaridad, porque algo tan tonto como tirar la basura, puede llegar a convertirse en un problema. Dirás, Miri, pero si vives con Carlos, que se encargue él de ir al contenedor. Vale, está claro que es una opción, pero sin ir más lejos, van a operar a la madre de Carlos por tercera vez y habrá días en los que tenga que dormir con ella para cuidarla y atenderla. Durante ese tiempo, ¿dejo que la basura rebose? Si por lo que sea le sale un viaje de trabajo, ¿dejo el cubo soltando olor hasta que él pueda venir a tirarla? A eso me refiero con “mis imprescindibles para poder ser independiente”, que por norma general se puede contar con la otra persona, pero si por cualquier motivo Carlos no puede, la opción que me queda es aguantar con la basura en casa.

Otro ejemplo, (y esto que te voy a decir es de categoría extra personal, pero bueno, como ya hay confianza lo voy a soltar), es el siguiente: viajo muchísimo por trabajo, y cada vez que tengo que meterme en alguna bañera de hotel, siento que estoy realizando un deporte de riesgo. Tengo que hacer mil malabares, apoyarme en taburetes, agarrarme a lo que pueda, subir con una mano mi pierna derecha, que no sube lo suficiente, y por supuesto tener sumo cuidado para no pisar sobre mojado al salir y no partirme la crisma durante la acrobacia. Te lo cuento para que veas cómo lo más cotidiano puede resultar una barrera grande en el día a día. Es muy complicado porque normalmente una persona que no necesita ciertas cosas no se hace a la idea de lo importantes que son, así que hoy quiero hacer un llamamiento desde este blog y gracias a Garu accesibilidad y es: de cara al futuro y a construir más viviendas, tengamos en cuenta la diversidad, please, porque si no, vivir en una casa puede convertirse en un verdadera investigación detectivesca llena de obstáculos, y todo el mundo tiene derecho a comenzar su vida fuera del nido.

Habilidades

Publicado el

21 octubre, 2019

1 Comentario

  1. Clara

    Ains Miri pues mi casa cumple los requisitos y a falta de un plato de ducha tengo 2 (porque quité la bañera del baño 2), lo malo es que vivo en Sevilla.

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *