La carta de Adriana

La carta de Adriana

Buenos días garuber, espero que hayas empezado la semana con mucha energía y poderío. El post de hoy me hace una ilusión tremenda. ¿Recuerdas la historia de Adriana? Te refresco la memoria: en uno de los directos que hacemos los viernes en los que compartís conmigo vuestras historias, quiso entrar Adriana para contarnos la suya. Adriana es una chica con parálisis cerebral muy estudiosa y trabajadora cuyo sueño es dedicarse a la enseñanza en educación infantil. El problema, o circunstancia que tiene, es que ella necesita una persona de apoyo que la ayude en todo momento, y en el instituto de Valencia al que va, a día de hoy únicamente le pueden brindar dicho apoyo en dos módulos, pero no en el de educación infantil. Por decirlo de alguna manera, Adriana se ve obligada a estudiar algo que no le gusta a causa de que es lo único que se ajusta a sus necesidades.

Como sabes que yo siempre defiendo que cada uno, seamos como seamos, debemos dedicarnos a aquello que realmente nos haga felices y nos llene el corazón, quise ayudar a Adriana a pedir a las autoridades de Valencia que estudien su caso y, por lo tanto, la posibilidad de ponerle una persona de apoyo en los estudios de magisterio. Para ello, le presenté a Mónica de Cristobal, una gran amiga abogada que ha logrado ayudar a muchas personas en temas como este. El primer paso para intentar conseguirlo, fue escribir una carta al Ayuntamiento de Valencia, y aquí está. Quiero enseñártela por dos motivos: el primero, para que la veas, sepas como va el caso de Adriana y puedas comprobar cómo desde Garu accesibilidad nos comprometemos realmente con los casos que nos llegan, el segundo, para que puedas darle toda la difusión posible, ya que juntos logramos metas mucho más grandes y bonitas.

Si me permites, yo me despido ya, porque al llegar al final de esta maravillosa carta no me quedará nada más interesante que añadir, ya que se dice todo y con una contundencia y sensibilidad arrolladoras. Sólo te pido que tu granito de arena no se quede en ver este post sin más, ayúdanos a que más personas puedan concienciarse de todo lo que vas a leer a continuación, porque creo que es la mejor forma de conseguir que casos como el de Adriana, puedan dejar de pasar. Ojalá llegue un día en el que todos podamos estudiar lo que deseamos sin necesidad de tener que luchar tanto para ello. Sin más dilación, ¡atent@!

¡Hola al que lea esta carta!

Me llamo Adriana y tengo 19 años.

Nací prematura y poco después me diagnosticaron una Parálisis Cerebral Infantil.

Inicié mi escolaridad en un Centro de Educación Especial pero enseguida empecé a comprender, a utilizar el lenguaje y a querer aprender.

Además de tener una dificultad visual añadida a mi diagnóstico, a los 9 años fui escolarizada en 3o de Primaria en un Centro Ordinario.

¡Había conseguido la total integración! En ese centro había recursos educativos para poder ir al baño, comer, abrir el ordenador, etc. Con esos recursos, mi tesón y esfuerzo, terminé mi Educación Secundaria Obligatoria.

Estaba orgullosa. Mis padres también. Y entonces, forjé la ilusión de mi verdadera vocación: quería realizar un Módulo Superior de Educación Infantil, porque desde pequeña me han gustado los niños y creo que tengo mucho que aportarles, si puedo participar de su educación.

Y justo cuando descubro a qué me quiero dedicar, en qué quiero trabajar y cuál es mi verdadera pasión, comienzan los impensables obstáculos.

Obstáculos que no están en mi parálisis cerebral, ni en mi visión, ni en mi persona. Están en la Administración, saltándose la Constitución, las leyes de Educación, las tan y tan sonadas frases políticas de la plena inclusión, la igualdad de oportunidades y la total integración.

ES MENTIRA, TODO MENTIRA. ME HAN ENGAÑADO. NO EXISTE LA IGUALDAD, NI LA INCLUSIÓN, NI LA INTEGRACIÓN.

Que ¿por qué les digo esto?

Porque a lo ÚNICO QUE TENGO ACCESO, SI QUIERO ESTUDIAR UN MÓDULO DE GRADO MEDIO, ES A UNO DE ADMINISTRACIÓN (recepción, contabilidad) DONDE SÍ HAY RECURSO EDUCATIVO.

EL RESTO DE GRADOS MEDIOS EN EL RESTO DE CENTROS ¡¡NO TIENEN NI PONEN RECURSOS EDUCATIVOS A PESAR DE LOS QUE QUEREMOS ESTUDIAR ALGO DISTINTO!!

Yo lo he intentado, lo prometo.

He ido desde septiembre al centro asignado, a estudiar “administración” con mi recurso educativo al lado.

Y salgo llorando y me duermo llorando y mi vida, en la que desde mi nacimiento he luchado sin protestar y por la que encontré mi vocación, se ha convertido en un llanto constante. En breve añadiré a todo lo que tengo la palabra DEPRESIÓN.

Y hoy NO QUIERO DAR PENA, NI LÁSTIMA.

QUIERO QUE ME ESCUCHEN Y SE CUMPLAN LAS LEYES.

Si no puedo estudiar lo que quiero, porque no hay alguien en el centro que me ayude a ir al baño, a comer, a anotar las tareas; si me dicen desde ya que las prácticas no las voy a poder aprobar –con todo lo que aportaría yo a la educación infantil sin necesidad de utilizar las manos, sólo con mi cabeza- me están privando de la FORMACIÓN Y POR TANTO DE UNA VIDA DIGNA, en la que el trabajo ocupa una gran parte de la misma.

Si mi vida va a consistir en trabajar ocho horas mirando facturas en vez de niños, atendiendo una recepción de una empresa en vez de la recepción de una guardería, pasando datos a un ordenador en vez de contando cuentos infantiles, SEGUIRÉ LLORANDO Y EL RÍO DE MIS LÁGRIMAS ESPERO QUE ALGÚN DÍA LES LLEGUE A SUS CONCIENCIAS Y ENTIENDAN QUE LA PALABRA IGUALDAD O INTEGRACIÓN, NO SON PALABRAS DE UN MITIN NI DE UNA LEY ENGALANADA, SINO SON REALIDADES QUE NECESITAMOS las personas como yo.

NO QUIERO DAR PENA.

QUIERO QUE ME ESCUCHEN Y SE CUMPLA LA LEY.

Les mando esta carta, con vehemencia porque así me sale al escribir, pero con respeto, solicitando que entiendan su sentido y su sentir e implorando una SOLUCIÓN.

Sólo quiero estudiar un módulo de educación infantil, con el recurso educativo que necesito para ello.

Quedo a la espera de su respuesta. Si no es usted, le ruego que remita la carta a quién corresponda.

Yo, prometo no parar de intentarlo. Le mando un cariñoso saludo, Adriana.

Habilidades

Publicado el

9 diciembre, 2019

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *