POR UN LENGUAJE ACCESIBLE

Buenos días garuber, ¿cómo va ese lunes? espero que muy bien. Aquí estoy otra semana más para compartir contigo reflexiones, anécdotas, y vivencias que me han enseñado que ser diferente mola mucho, aunque algunas de estas experiencias sirvan a su vez como crítica social hacia ciertos aspectos que considero, deberían tratarse de una forma distinta. Pienso que todo aquel que lo tenga en su mano, debería contribuir siendo un altavoz y una ayuda destinada a reeducar a la sociedad en temas que a día de hoy siguen siendo tabú para la gran mayoría de la gente.

Por este motivo, hoy quiero hablarte de cinco frases que llevo escuchando durante mis veintinueve años de vida y que, aunque por la costumbre ya no me afectan, es más, me hacen hasta gracia, ninguna persona debería aguantarlas. Entiendo que todas suelen ir con buena intención, pero a veces el desconocimiento puede jugar malas pasadas, allá:

1. – ¡Anda, si mi prima está igual de impedida que tú! ( ¿impedida? Bueno, según cómo se mire. Para correr una maratón sí, pero para otras millones de cosas igual tu prima es mucho más competente que tú).

2. – ¿Vas de viaje?
– Sí, a trabajar.
– ( tono paternalista ON) Ay, bueno, por lo menos así te entretienes. ( What? No voy a trabajar por entretenimiento, sino porque como cualquier otra persona, es mi medio de vida)

3. Tú con ese cacharro no subes al bus, que molestas al resto de los pasajeros. (Señor conductor , no es un cacharro, sino un andador que necesito para caminar y sin el que no puedo salir de casa. Si me niega la entrada a su autobús, entonces tendrá usted que acompañarme del brazo hasta para ir al baño, usted verá).

4- ( vuelve el tono paternalista a activarse) , Bonita, ojalá que te cures. ( Bueno, le agradezco mucho su buena intención, por supuesto, pero es que soy así, y ser coja no es ninguna enfermedad)

5. Esta es mi favorita, y me la dijeron mil veces durante mi infancia, atentos:
-¡Niña, no andes así que te va a castigar Dios!
( la respuesta a esta frase es… PIIIIIIIIIIIII, mejor la dejamos pasar)

Y hasta aquí el post de hoy, que he decidido escribir porque apuesto por un lenguaje accesible, y con lenguaje accesible me refiero a cuidar las palabras, preocuparse por indagar y conocer antes de opinar, por no tratarnos como si fuéramos niños, por lograr la empatía y sobre todo el respeto hacia todo aquel que no sea como nosotros.