La accesibilidad o la accesibilidad universal se define como el grado en el que todas las personas pueden utilizar un objeto, visitar un lugar o acceder a un servicio, independientemente de sus capacidades técnicas, cognitivas o físicas.

Las Naciones Unidas aprobaron el 20 de diciembre de 1993 las “Normas Uniformes sobre la igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad”, cuya finalidad es “garantizar que niñas y niños, mujeres y hombres con discapacidad, en su calidad de miembros de sus respectivas sociedades, puedan tener los mismos derechos y obligaciones que los demás”. El fundamento político y moral de estas normas se encuentra en la “Carta Internacional de Derechos Humanos”.

Los espacios, itinerarios o elementos accesibles, son aquéllos que consideran la diversidad de sus usuarios en cuanto a dimensiones, edad, habilidad, fuerza y otras características, al ajustarse a las necesidades y/o a las limitaciones humanas en función de su edad, movilidad reducida, ya sea temporal o permanente, dificultades en cuanto a la comunicación, etc, consiguiendo una mejora en la calidad de vida y en la accesibilidad a todos los usuarios, ya que para algunos es una necesidad, pero a todos nos beneficia.

Los grados o niveles en que podemos dividir la accesibilidad son:

• Adaptados:
Todos aquéllos que se ajustan a los requerimientos funcionales y dimensionales que garantizan su utilización, de una manera, autónoma, cómoda y segura para todas las personas, incluyendo todas aquellas que tengan movilidad reducida y/o comunicación reducida o cualquier otra limitación.

• Practicables:
Son aquéllos que, sin ajustarse a todos los requerimientos, no impiden la utilización de una manera autónoma, pero con suficiente confort para las personas con movilidad y/o comunicación reducida o con cualquier otra limitación.

• Visitables:
Son aquéllos que, tampoco se adaptan a los requerimientos, pero pueden usarse de manera puntual con una mínima ayuda de terceras personas, incluso en algunos casos de manera autónoma.

• Convertibles:
Son aquéllos que con pequeñas intervenciones que normalmente sueles suponer un coste bajo, pueden transformarse en Practicables o Visitables.

• Inaccesibles:
Son aquellos espacios, itinerarios y/o elementos que no permiten a las personas con movilidad y/o comunicación reducida u otra limitación, su utilización de una manera autónoma, cómoda ni segura, ni con una mínima ayuda de otras personas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
1
×
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?
Share This