Fuerza de mujer

Feliz lunes Garuber, ¿cómo has pasado el fin de semana? espero que hayas disfrutado y recargado pilas para la semana tan intensamente maravillosa que te espera. En el post de hoy quiero hablarte de algo muy especial, y es que esta misma semana, concretamente el día 14 sale a la venta mi primer libro titulado “los cometas de Miriam”. Me hace ilusión contártelo porque este blog es un espacio para hablar de metas, de sueños cumplidos, y este libro es eso, un sueño que tenía desde hace muchos años y que, por fin, se ha hecho realidad.

En él, quiero compartir mi vida contigo, sí, ya sé que igual la frase ha quedado muy romántica, pero es que es tal cual, ya que he escrito cada página con mucho mimo y pensando cómo hacerte llegar y conocer todos aquellos momentos, anécdotas y vivencias que me han hecho darme cuenta desde muy pequeña, de que la vida está llena de cosas positivas a nuestro alrededor, solo hay que saber descubrir donde se encuentra la luz en cada dificultad. Porque de todo se aprende, de todo se sale y todo pasa. Porque todo lo que nos ocurre tiene siempre un sentido. Porque no debemos esperar a que las cosas se tuerzan para comenzar a entender el valor que tienen. Si existe alguien que tenga un valor incalculable en mi vida es mi madre, y puesto que hace poco ha sido el día de la mujer quiero dedicarle unas palabras, a ella y a todas las madres del mundo, para daros las gracias.

Gracias por tener el corazón de hierro y el alma de algodón. Por el calor que nos dais incansablemente y sin pedir nada a cambio. Gracias por todos los besos, esos que curan las heridas. Gracias por la paciencia infinita que demostráis siempre pase lo que pase y el reguero de coraje que dejáis a cada paso. Gracias porque sin vosotras la palabra vida no sería tal y como la conocemos. Gracias porque madre hay miles y a la vez solo una en cada hogar, a cuál más única y especial. Gracias por saber de sobra que eso de “que la mujer es el sexo débil” es una frase que jamás ha tenido crédito en vuestros corazones. Gracias por levantaros cada día y ser heroínas sin capa. Por un amor incondicional sin límites.

Garuber, si hoy no le has dado los buenos días a tu madre o a alguna mujer importante en tu vida te animo a que lo hagas, porque por mucho que el día de la mujer tenga fecha en el calendario, lo cierto es que cada día es una buena ocasión para reconocer y agradecer lo mucho que se esfuerzan por nosotros en todos los aspectos.