Cuando pensamos en un ascensor doméstico, puede ser que nos venga a la cabeza un pensamiento de ser algo poco útil o muy costoso. Realmente no nos paramos a pensar en todos los beneficios que un ascensor doméstico puede aportarnos. ¡Descubre las 5 razones por las que tener un ascensor doméstico!

 

Ascensores y viviendas

Hoy en día es una opción óptima instalar un ascensor en viviendas unifamiliares o familiares.

Poder vivir en una casa individual es un privilegio para muchas personas. Una vez las adquirimos vemos todas las ventajas, el tamaño, más libertad e intimidad, poder adecuarla a nuestros gustos sin depender de la comunidad de vecinos… Pero, sobre todo, la independencia, el espacio y el entorno, son los que nos hacen decantarnos por ellas.

No podemos descartar que el piso también cuenta con otras ventajas, lo que hace que muchas personas se decanten por él. Pero, quien ha escogido una casa individual o unifamiliar se da cuenta con el paso del tiempo de un detalle que, o bien pasa inadvertido en el primer momento, o bien se desestima por el entusiasmo. Nos hacemos mayores y/o podemos tener algún problema de movilidad y se devalúa esa vivienda para nuestro día a día y para nuestra inversión.

El hecho es que las escaleras se vuelven un inconveniente y muchas personas se plantean dejar la vivienda por algo más práctico según el momento de la vida en el que se encuentren. Vamos a descubrirte algo en lo que tal vez has pensado, pero no has llevado a término por diferentes motivos.

 

5 razones por las que tener un ascensor doméstico

  • La accesibilidad. Ya sea por comodidad o porque hay personas mayores o con movilidad reducida en casa. Incluso pensando en un futuro.
  • El espacio. No necesita mucho espacio. Aunque es algo que parece esencial, los ascensores domésticos pueden ser instalados sin la necesidad de hacer foso o rampa, y se hacen a medida.
  • El consumo. Su uso puede compararse con el de un electrodoméstico. Normalmente no es necesario cambiar la potencia eléctrica de la vivienda.
  • El precio. Contemplando que la instalación es menos compleja que la de un ascensor comunitario y su tamaño suele ser más pequeño, su precio es notablemente más bajo. El mantenerte se realiza cada tres meses, cuando en los ascensores comunitarios se realiza de forma mensual.
  • El diseño. El diseño puede ser personalizado y adaptado al estilo de la construcción. Además, actualmente la mayoría de ellos son equipados con variadores de frecuencia que dan confort a la marcha y hace paradas y arranques suaves. Suelen ser bastante silenciosos.

Realmente, hoy en día, la instalación de un ascensor doméstico ofrece solo ventajas, principalmente por la calidad de vida que ofrecen y, por otro lado, en lo que se refiere a la inversión de la vivienda, ya sea en el presente como pensando en un futuro.

En GARU tenemos dos modelos diferentes; los ascensores domésticos hidráulicos y los eléctricos. ¿Quieres saber más sobre ellos y cómo pueden mejorar tu calidad de vida? ¡Contacta con nosotros!

Abrir chat