Dentro de los salvaescaleras ya te hemos hablado de las plataformas inclinadas y de las sillas salvaescaleras, pero también están los elevadores verticales. Pero, ¿Qué es un elevador vertical?

 

Un elevador vertical es un ascensor de corto recorrido que está diseñado para acceder a tramos de pequeña altura, pero que resultan inaccesibles a personas con sillas de ruedas, poca movilidad o dificultad.

Elevadores verticales de corto recorrido

Los elevadores verticales de corto recorrido están diseñados para facilitar el desplazamiento vertical a un tramo elevado de hasta tres metros aproximadamente. Estos, están destinados principalmente a transportar a personas.

 

Tipos de elevadores verticales

En Garu Acesibilidad, diferenciamos entre dos tipos de elevadores verticales:

  • Hidráulicos: Este tipo de elevador vertical es ideal para espacios reducidos. Su funcionamiento se basa en el accionamiento de una bomba hidráulica que está acoplada a un motor eléctrico, esto permite que la velocidad de subida y bajada esté muy controlada. Los elevadores verticales hidráulicos conllevan un gasto menor y su mantenimiento es óptimo y prolongado en el tiempo.
  • Eléctricos: El funcionamiento de este tipo de elevador vertical se basa en la tracción eléctrica que se genera por la adherencia de una polea a la matriz del motor eléctrico.

¿Qué ventajas tienen los elevadores verticales de corto recorrido?

  • Fácil uso. Normalmente, para usarlo correctamente tan sólo es necesario mantener pulsado un botón de subida o bajada para acceder al tramo deseado.
  • Estos aparatos disponen de una aceleración y parada suave, la cual cosa permite la seguridad y comodidad íntegra del ocupante. Además, hay modelos que disponen de otros mecanismos como baterías autónomas, detectores de obstáculos y otros elementos de anti-atrapamiento.
  • Válido para distintos casos. Se pueden usar para distintas ocasiones, no sólo para aquellas personas que presenten algún tipo de movilidad reducida sino también algún tipo de dificultad externa; como, por ejemplo, la subida o bajada de un carro de bebé.
  • No ocupan mucho espacio.
  • Pueden instalarse en el exterior. Existen modelos diseñados para soportar los cambios climáticos.
  • Poco consumo energético. La potencia de un elevador de corto recorrido tiene una potencia entre 750 W y 1200 W, lo que hace que el consumo energético sea muy bajo, además de que, normalmente, su uso se corresponde a momentos o situaciones determinadas.
  • Instalación y mantenimiento sencillo. Como hemos comentado con anterioridad, los elevadores de corto recorrido suelen adaptarse a cualquier entorno. Este tipo de elevadores no requieren de cuarto de máquinas.

 

Si quieres obtener más información sobre los elevadores verticales y cómo pueden ayudarte, contacta con nosotros y te informaremos. En Garu Accesibilidad, te hacemos la vida más fácil.

 

 

 

Abrir chat